Por si os interesa, se va a celebrar el III Congreso de Escuela TIC 2.0 los días 6, 7 y 8 de octubre de 2011, en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada.

¿Deberíamos, como profesores de la especialidad de informática, estar interesados en este congreso? ¿Tenemos algo que aportar, como profesores de informática, al programa escuela TIC 2.0? Que cada uno reflexione. Aquí os presento material para reflexionar.

Bien, ya sabemos que detrás del programa escuela 2.0 está el Ministerio de Educación. Y en particular el ITE (Instituto de Tecnologías Educativas), que entre otras cosas tiene como responsabilidad proporcionar formación a los profesores que participan en este plan.

En el sitio web del ITE hay un documento bastante clarificador acerca de la filosofía subyacente a este programa, titulado "Informe sobre la competencia digital".

Aclaremos que “Tratamiento de la información y la competencia digital” es una de las competencias básicas que debe adquirir todo el alumnado en la ESO, según el RD 1631/2006, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria. Veamos la lista completa:

  1. Competencia en comunicación lingüística.
  2. Competencia matemática.
  3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
  4. Tratamiento de la información y competencia digital.
  5. Competencia social y ciudadana.
  6. Competencia cultural y artística.
  7. Competencia para aprender a aprender.
  8. Autonomía e iniciativa personal.

Si alguien se toma la molestia de ver en el mismo Real Decreto cuáles son las asignaturas que deben cursar todos los alumnos de la ESO, está claro que "Tratamiento de la información y competencia digital" se queda algo huérfana de asignaturas: todos los alumnos deben estudiar matemáticas, lengua española y extranjera, geografía e historia, etc. Pero … ¿qué asignaturas contribuyen a la competencia "Tratamiento de la información y competencia digital"?

La respuesta del ministerio, la de siempre: introducir esta competencia de manera "transversal" en todas las asignaturas. Este documento ya se ha comentado en este sitio web (ver artículo).

Vale la pena leerse el documento completo, no por lo acertado de sus planteamientos ni por su calidad en ningún aspecto, sino para conocer bien el mundo en que vivimos y el tipo de falacias con las que se está configurando un sistema educativo en el que los profesores especialistas en las TIC, no ya especialistas, sino los únicos que saben, de verdad, de esto, es decir, nosotros,  somos perfectamente prescindibles. Pero valgan los siguientes extractos a modo de resumen:

  • "la competencia digital no sea abordada como un tema separado, sino integrada dentro de la enseñanza en todas las materias"
  • "En la Conferencia Ministerial de Educación de la reunión de la Organización de Cooperación Económica y el Desarrollo en París, se destacó la necesidad de que los docentes también posean cierta competencia digital, por tanto, la formación del profesorado debe incluir la competencia digital enfocada a la enseñanza y no basarse únicamente en habilidades de usuario de las TIC."
  • "la motivación del profesorado y su actitud positiva hacia la innovación con las TIC aumentará a medida que aumente su formación instrumental-didáctica y descubra eficaces modelos de utilización de las TIC que pueda reproducir sin dificultad en su contexto y le ayuden realmente en su labor docente (mejores aprendizajes de los estudiantes, reducción del tiempo y del esfuerzo necesario, satisfacción personal, etc.).
  • "La competencia digital debe transmitirse no sólo a los docentes, sino también a directores y padres."

Ahora vamos a reirnos un rato, nosotros desde luego, pero también quienes no entiendan lo que se está cociendo con todo esto: cambiemos "informática" por "inglés", por poner un ejemplo. Vamos a hacer todos los centros bilingües, vamos a proporcionar diccionarios de inglés (electrónicos, faltaría más, que somos muy modernos) a todos los alumnos, vamos a enseñar inglés transversalmente en todas las asignaturas, todos los profesores deberán tener "cierta" competencia en inglés, pero como en general no la tienen necesitarán formación, pero no hace falta saber mucho, bastarán cursillos para enseñar a chapurrear, les costará al principio pero le pillarán el gustillo conorme vayan siendo capaces de decir algo y que más o menos se les entienda. Y por supuesto los directores y padres deberían también chapurrear un poquillo para poner su granito de arena en pos de la anhelada competencia en lengua extranjera. Ah, y el inglés será asignatura optativa y además estará completamente relegada, "de iure" y, cuando eso no sea suficiente, "de facto".

No obstante, quien se atranque tendrá a un ayudante bilingüe, siempre disponible en caso de apuro:

  • Pero para que la integración de las TIC sea adecuada y duradera es necesaria una buena coordinación técnico-pedagógica que asesore “in-situ” al profesorado cuando lo requiera y un buen servicio de mantenimiento de las TIC, de manera que para el profesorado los recursos TIC se conviertan en algo tan transparente y fiable como un libro, un bolígrafo o un teléfono.

Claro, a nadie se le ocurre defender semejante majadería. Pero las nuevas tecnologías es lo que tienen: cualquier majadería relacionada con ellas parece posible. Por lo menos así será por un tiempo. Llegará un día en que lo evidente, a pesar de toda la publicidad institucional, se imponga: no se puede proporcionar competencia en el tratamiento de la información digital sin asignaturas específicas, y marginando a los únicos profesores que verdaderamente saben de esto, a los profesores de la especialidad de informática. Como toda majadería, puede tener un recorrido más o menos largo… pero finito. Como llegó el crash de las "punto com" en el 2000, cuando se hizo patente que no es razonable invertir ingentes cantidades de dinero en empresas con unas muy cuestionables probabilidades de ser algún día rentables, por mucho que se dedicaran a las "nuevas tecnologías", cuando quedó claro que estaban sujetas a las mismas leyes económicas que las demás empresas, así llegará el crash de la "tranversalidad de las TIC". Se hará evidente que lo que es una majadería para el inglés y la competencia en comunicación lingüística lo es para las TIC y la competencia digital. Y los damnificados serán una generación de analfabetos digitales funcionales que pasaron por el sistema educativo sin adquirir la mínima competencia digital (digo adquirir, porque para chatear y navegar por internet y saber más que las generaciones precedentes no les hace falta el sistema educativo, como a las anteriores generaciones no les hizo falta que les enseñaran a ver la televisión o escuchar la radio).

Por no hablar de lo que cuesta este programa: 38,46 millones de euros para el próximo curso, unos 6.400 millones de las antiguas pesetas, según se puede leer en este otro artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*