Efectivamente, la actual legislación ha incluido varios temas informáticos dentro de los contenidos de la asignatura de Tecnología de la ESO. Sin entrar a valorar lo injusto de tal inclusión, vamos a plantearnos: ¿implica eso que los profesores de Tecnología están capacitados para impartir la asignatura de Informática? Como ya hemos dicho en otra parte, lo único que garantiza los conocimientos necesarios para impartir cualquiera las áreas adscritas a las distintas especialidades, es aprobar las correspondientes oposiciones, con su temario específico. En el caso de Tecnología, el temario incluye un único tema sobre ordenadores, mientras que el de la especialidad de Informática está formado en su totalidad por 74 temas de Informática (algunos de ellos verdaderamente extensos).

Según ORDEN de 10 de agosto de 2007, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Secundaria Obligatoria en Andalucía, la asignatura de Tecnología Aplicada se divide en seis bloques, de los cuales el quinto trata la “Aproximación práctica a la evolución de la Tecnología a lo largo de la historia”. ¿Significa eso que los profesores de Tecnología deberían atribuirse la asignatura de Historia, pues están perfectamente capacitados para ello? La respuesta es evidente