El pasado día 27 aparecía en El Mundo una noticia titulada "Las CCAA sugerirán asignaturas de la ESO", donde puede leerse lo siguiente:

Que la economía modifique el sistema educativo puede resultar, a priori, difícil de entender. Pero, si el proyecto de Ley Orgánica de Economía Sostenible sale adelante en el Senado tal y como fue aprobado ayer en el Congreso de los Diputados, las normas que regulan la Formación Profesional y la Educación cambiarán.

En concreto, uno de los aspectos más llamativos es la modificación, de forma y de fondo, proyectada sobre el cuarto año de Educación Secundaria Obligatoria (ESO): pasará a ser mucho más orientativo que en la actualidad -de ahí lo esencial del cambio-, pero también sufrirá una modificación estructural al cambiar el grupo de asignaturas optativas que se ofrece actualmente.

Y ahí es donde se introduce una de las modificaciones más polémicas. Las autonomías serán las encargadas de decidir, junto con el Ministerio de Educación, las asignaturas optativas entre las que elegirán los alumnos.

Dado que la asignatura de Informática es hoy por hoy, y por increíble que parezca, optativa, nos podemos encontrar con que a partir de la aprobación de la Ley de Economía Sostenible deba competir con aún más asignaturas o incluso que no sea ofertada.

Para estar seguros de que esto es una amenaza real, veamos qué dice el Proyecto de Ley Orgánica Complementaria de la Ley de Economía Sostenible, por la que se modifican las Leyes Orgánicas 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional; 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial.

En su artículo segundo se puede leer lo siguiente:

La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, queda modificada en los términos que se establecen a continuación:

Uno (nuevo). Se modifica el artículo 25, que queda redactado como sigue:

«Artículo 25. Organización del cuarto curso.

  1. Todos los alumnos deberán cursar las materias siguientes:
    • Educación física.
    • Educación ético-cívica.
    • Ciencias sociales, geografía e historia.
    •  Lengua castellana y literatura y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura.
    • Matemáticas.
    • Primera lengua extranjera.
  2. Además de las materias enumeradas en el apartado anterior, los alumnos deberán cursar tres materias de un conjunto que establecerá el Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas.
  3. Este cuarto curso tendrá carácter orientador, tanto para los estudios post-obligatorios como para la incorporación a la vida laboral. A fin de orientar la elección de los alumnos, se establecerán agrupaciones de las materias mencionadas en el apartado anterior en diferentes opciones, orientadas hacia las diferentes modalidades de bachillerato y los diferentes ciclos de grado medio de formación profesional.
  4. Los centros deberán ofrecer la totalidad de las opciones citadas en el apartado anterior. Solo se podrá limitar la elección de los alumnos cuando haya un número insuficiente de los mismos para alguna de las materias u opciones a partir de criterios objetivos establecidos previamente por las Administraciones educativas.
  5. En la materia de educación ético-cívica se prestará especial atención a la igualdad entre hombres y mujeres.
  6. Sin perjuicio de su tratamiento específico en algunas de las materias de este cuarto curso, la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las tecnologías de la información y la comunicación y la educación en valores se trabajarán en todas las áreas.
  7. El alumnado deberá poder alcanzar el nivel de adquisición de las competencias básicas establecido para la Educación Secundaria Obligatoria por cualquiera de las opciones que se establezcan.
  8. Al finalizar cualquiera de las opciones que se establezcan se obtendrá el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria, que permitirá continuar los estudios tanto en los ciclos formativos de grado medio de formación profesional como en bachillerato, con independencia de la opción cursada.»

En el punto 2 se ve que el Gobierno y las CCAA decidirán el conjunto de asignaturas optativas ofertables. Esto podría significar la desaparición de la Informática si, como llevamos vieno algunos años, la deriva de la Administración se orienta a la transversalidad de las TIC. Y por ahí deben ir los tiros cuando así se especifica claramente en el punto 6.

En el caso de que la Informática sea una de las asignaturas optativas elegibles, podemos echarnos a temblar con los "criterios objetivos" que servirán para que no sea ofertada.

Es increíble y hasta insultante que, después, en el punto 7, se afirme que "el alumnado deberá poder alcanzar el nivel de adquisición de las competencias básicas establecido para la ESO [entre la que se encuentra la competencia digital] por cualquiera de las opciones que se establezcan" sin una asignatura obligatoria y troncal de Informática.

¿Quieren eliminar la Informática de la Enseñanza? Que lo digan claramente y nos busquen una salida profesional a los que aprobamos una oposición de una especialidad por la que nos resulta imposible impartir clase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*